Blended Learning, una apuesta segura.

El modelo mixto o Blended learning es una apuesta segura para cualquier Centro Educativo, al reunir lo mejor de la formación ‘online’ y de la presencial. La clave, más allá de la tecnología, es usar una metodología innovadora tal como puede ser el Flipped Classroom. En COESU apostamos por este tipo de metodologías ya que creemos que eficientan el aprendizaje, ya sea en adultos como en los más pequeños.

El vídeo y el móvil son los reyes del ‘e-learning’

La tecnología ha transformado nuestra vida en muchos aspectos y la educación no escapa de esa influencia. La formación online ha contribuido a la democratización de la enseñanza superior, ya que permite una mayor flexibilidad horaria, salva el problema geográfico que tiene la presencial y aporta una formación personalizada según las inquietudes y necesidades de cada alumno. Pero también tiene ciertos inconvenientes, como el alto índice de abandono que presenta.

Puede generar aislamiento si no se planifica bien, porque el alumno se encuentra solo ante un dispositivo electrónico. No olvidemos una cuestión: el ser humano es un ser social en el mundo real. La tecnología no es buena o mala en sí misma, sino cómo la usas. Desde el inicio, Internet podía convertirse en un enjambre o en un conjunto de individuos aislados.

Para compensar ese matiz de la relación social es muy útil el blended learning o b-learning, o, lo que es lo mismo, el aprendizaje semipresencial, también denominado mezclado o mixto. Una combinación de la enseñanza presencial y la online que reúne lo mejor de cada una. Lo primero que surgió fue el e-learning y a partir de ahí aparecieron variables como el b-learning o el u-learning, que es el aprendizaje ubicuo, es decir, en cualquier sitio, en cualquier momento, gracias a tablets, móviles y dispositivos que puedes llevar contigo.

Desde el b-learning surgen modelos como el flipped classroom o aula invertida, en el que la parte presencial se deja para cuestiones prácticas -no sólo para estudios científicos, también para resolución de casos- y los contenidos teóricos se dan online. Cada día hay nuevos términos, pero en el fondo hablamos de que, en una sociedad de la información, estamos poniendo la tecnología al servicio de la educación. Es fundamental.

La educación necesita metodología. Sin ella, la tecnología no sirve de nada. Obviamente, la tecnología actual no es la de hace años. Ya en la década de los 40, en EEUU se usaba la radio para la enseñanza semipresencial. Por tanto, es determinante, pero no sirve de mucho si no se utiliza una metodología innovadora.

En el b-learning hay cuestiones sin solventar, como es el tema de la evaluación. Es un tema no resuelto, pero también lo es en la presencial. Es el talón de Aquiles de la enseñanza, así que con más motivo en la semipresencial, que está dando sus primeros pasos. 

Algunos pedagogos dirían que el hecho de que un alumno repita unos contenidos evalúa la memoria, no el análisis o la reflexión. Hay que enseñar a aprender, por eso la evaluación cojea en todo el sistema. Si aprendes a trabajar con muchas fuentes de información, aunque los contenidos cambien o se vayan quedando obsoletos con el tiempo, tienes recursos.

En COESU educación apostamos por este tipo de enseñanza en nuestras actividades extraescolares con iPad one to one, además creemos firmemente en que trabajar con metodologías de enseñanza innovadoras, es la clave del éxito para usar tecnología dentro de las aulas.

Contacta con nosotros y verás todo lo que podemos hacer por tí.

COgito Ergo SUm.

 

Comentarios

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *